Saltar al contenido
HoyFinanzas.com
blog sobre inversiones

Invertir en Fondos de Inversión

El desafío que enfrentan todos los inversores es encontrar el conjunto correcto de fondos de inversión para satisfacer sus necesidades y objetivos financieros. En la actualidad existen cientos de productos financieros entre los cuales elegir.

Las opciones que ofrece la industria financiera para satisfacer estas necesidades varían desde una simple cuenta de corretaje en la cual el individuo crea su propia cartera al reunir valores individuales, hasta grandes instituciones que contratan administradores de cartera individuales para todas o parte de sus necesidades de administración de inversiones.

Aunque la gama de productos es asombrosa, hay algunas categorías generales de productos de inversión agrupados que representan la gama completa de lo que está disponible, llamamos a estos productos FONDOS DE INVERSIÓN.

En un extremo están los fondos mutuales de inversión y los ETFs o exchange traded funds en los que los inversores pueden participar con una pequeña inversión inicial.

En el otro extremo están los fondos de cobertura o hedge funds y los fondos de capital privado o private equity que pueden requerir una inversión mínima de US $ 1 millón o más.

En este contexto, la cantidad de fondos que una persona o institución puede comprometer con un producto en particular tiene un impacto significativo en qué productos están disponibles. El siguiente cuadro proporciona un desglose general de qué productos de inversión están disponibles para los inversores en base a fondos de inversión de los que disponen:

inversión mínima fondos de inversión

Fondos Mutuales de Inversión

En lugar de armar una cartera por su cuenta, los inversores individuales y las instituciones pueden entregar la selección y la gestión de su cartera de inversión a un tercero. Una alternativa es un fondo mutuo o fondo mutual de inversión.

Este tipo de fondo representa un conjunto de inversiones en el que los inversionistas del fondo tienen un derecho prorrateado sobre los ingresos y el valor del fondo.

El valor de un fondo mutuo se conoce como «valor del activo neto» y se calcula diariamente según el precio de cierre de los valores en la cartera. Al final del tercer trimestre de 2008 habías más de 48,000 fondos mutuos en más de 23 países. Los fondos mutuos son uno de los vehículos de inversión más importantes para individuos e instituciones.

Estos fondos se pueden configurar como fondos abiertos o un fondos cerrados. Si es un fondo abierto, aceptará nuevas inversiones y emitirá acciones adicionales a un valor igual al valor del activo neto del fondo en el momento de la inversión. Por ejemplo, supongamos que tenemos un fondo de US $ 10 millones y que en una fecha posterior el valor del activo neto del fondo aumenta a US $ 12.0 millones y el nuevo valor del activo neto por acción es de US $ 120. Un nuevo inversionista, F, desea invertir US $ 0.96 millones en el fondo. Si el valor total de los activos en el fondo es ahora de US $ 12 millones o US $ 120 por acción, para acomodar la nueva inversión, el fondo crearía 8,000 (US $ 0,96 millones / US $ 120) nuevas acciones. Después de esta inversión, el valor del activo neto del fondo sería de US $ 12.96 millones y habría un total de 108,000 acciones.

Una alternativa a establecer el fondo como un fondo abierto sería crear un fondo cerrado en el que no se acepte dinero de inversión en el fondo.

Los nuevos inversionistas invierten comprando acciones existentes, y los inversionistas en el fondo liquidan vendiendo sus acciones a otros inversionistas. Por lo tanto, el número de acciones en circulación no cambia.

Una consecuencia de esta base fija de acciones es que, a diferencia de los fondos abiertos en los cuales las nuevas acciones se crean y se venden al valor neto actual del activo por acción, los fondos cerrados se pueden vender por una prima o descuento sobre el valor neto del activo dependiendo de la la demanda de las acciones.

Hay ventajas y desventajas para cada tipo de fondo. La estructura abierta de fondos facilita el crecimiento del tamaño, pero crea una presión sobre el gestor de la cartera para gestionar las entradas y salidas de efectivo. Una consecuencia de esta estructura es la necesidad de liquidar los activos que el gestor de cartera podría no querer vender en el momento de cumplir con los reembolsos.

Por el contrario, los flujos de entrada requieren encontrar nuevos activos en los que invertir. Como tales, los fondos abiertos tienden a no estar totalmente invertidos, sino a mantener algo de efectivo para reembolsos que no están cubiertos por nuevas inversiones.

Los fondos cerrados no tienen estos problemas, pero sí tienen una capacidad limitada para crecer. Del valor del activo neto total de todos los fondos mutuos de EE. UU. a fines de 2008 solo aproximadamente el 2 por ciento correspondía a fondos de capital fijo.

ETFs (Exchange Traded Funds)

Los fondos cotizados en bolsa (ETF) combinan características de fondos mutuos de capital variable y de capital fijo.

Los ETFs se negocian como fondos mutuos cerrados; sin embargo, al igual que los fondos abiertos, los precios de los ETF trackean el valor del activo neto (el valor de los activos administrados por el fondo) con un proceso innovador.

Los ETF son creados por empresas de fondos que determinan qué valores o activos se incluirán en el portafolio del fondo.

Para obtener la cartera, los creadores del fondo contactan a un inversionista institucional que deposita dichos activos con el creador del fondo. A cambio, el inversor institucional recibe unidades o acciones que típicamente representan entre 50,000 y 100,000 acciones de ETF.

Estas acciones pueden ser vendidas al público por el participante institucional. El inversor institucional puede rescatar los valores mantenidos en el ETF devolviendo el número de acciones original.

Este proceso evita primas significativas o descuentos del valor del activo neto.

Los fondos mutuos cerrados son predominantemente de acciones o de bonos, mientras que los fondos cotizados en bolsa o ETFs suelen ser fondos indexados.

El primer ETF fue creado en los Estados Unidos en 1993 y en 1999 en Europa. A fines de 2008, había más de 700 ETF disponibles en los Estados Unidos con un valor neto total de activos de más de US $ 500 mil millones.

La principal diferencia entre un fondo de inversión de índice y un ETF es que un inversionista que invierte en un fondo de inversión de índice compra las acciones del fondo directamente del fondo y todas las inversiones se liquidan al valor del activo neto.

Sin embargo, en el caso de un ETF, los inversores compran las acciones de otros inversores como si estuvieran comprando o vendiendo acciones. Esta configuración incluye la oportunidad de vender acciones en corto o incluso comprar las acciones en el margen es decir un préstamo del broker.

El precio que paga un inversionista se basa en el precio vigente en el momento en que se realizó la transacción. Este precio puede o no ser igual al valor del activo neto en el momento, pero representa el precio en ese momento para un comprador y vendedor dispuestos a realizar la transacción. En la práctica, es probable que el precio de mercado del ETF esté cerca del valor del activo neto de las inversiones subyacentes.

Otras de las diferencias principales entre un fondo de inversión de índice y un ETF de índice son los costos de transacción, el precio de transacción, el tratamiento de dividendos y el monto mínimo de inversión.

Los gastos son más bajos para los ETF pero, a diferencia de los fondos mutuos, los inversores incurren en costos de corretaje.

Asimismo, como se indicó anteriormente, todas las compras y reembolsos en un fondo mutuo se realizan al mismo precio al cierre de la actividad. Los ETF se negocian constantemente durante todo el día hábil y, como tal, cada compra o venta se realiza al precio de mercado vigente en ese momento.

En el caso de los ETF, los dividendos se pagan a los accionistas, mientras que los fondos mutuos de índice generalmente reinvierten los dividendos.

Por lo tanto, hay un flujo de caja directo del ETF que no está en el fondo mutuo de índice. Dependiendo del inversionista, este flujo de efectivo puede o no ser deseable. Hay que tener en cuenta que el las implicaciones fiscales no son las mismas con cualquier tipo de fondo.

Finalmente, la inversión mínima requerida en un ETF suele ser menor. Los inversores pueden comprar tan solo una acción en un ETF, lo que no suele ser el caso de un fondo de inversión de índice.

Los ETFs a menudo son citados por tener ventajas fiscales sobre los fondos mutuos de índice. La ventaja no está relacionada con los dividendos sino con las ganancias de capital. Mientras no haya venta de activos en ninguno de los dos fondos, los inversores no obtendrán ganancias de capital gravables.

Sin embargo, es posible que, debido al flujo de fondos dentro y fuera de los fondos mutuos indexados, estos fondos tengan una mayor probabilidad de generar ganancias de capital gravables para los inversionistas. En general, no está claro cuánta ventaja existe o si existe alguna ventaja.

Cuentas Administradas por Separado

Un servicio de administración de fondos para instituciones o inversionistas individuales con activos de consideración es la cuenta administrada por separado (SMA) o separated managed account, que también se conoce comúnmente como una «cuenta administrada», o «cuenta administrada individualmente».

Una SMA es una cartera de inversiones administrada exclusivamente en beneficio de una persona o institución. La cuenta es administrada por un profesional de inversión individual para satisfacer las necesidades específicas del cliente en relación con los objetivos de inversión, la tolerancia al riesgo y la situación fiscal.

En una SMA, las acciones individuales son mantenidas directamente por el inversionista; y, a cambio de las tarifas anuales, una persona puede recibir asesoramiento personalizado sobre inversiones.

La diferencia clave entre un SMA y un fondo mutuo es que los activos son propiedad directa del individuo. Por lo tanto, a diferencia de un fondo mutuo, el inversionista tiene control sobre qué activos se compran y venden y el momento de las transacciones. Además, en un fondo mutuo, no se tiene en cuenta la posición fiscal del activo individual.

En una SMA, las transacciones pueden tener en cuenta las necesidades fiscales específicas del inversor. La principal desventaja de un SMA es que la inversión mínima requerida suele ser mucho mayor que en el caso de un fondo mutuo. Generalmente, la inversión mínima es entre US $ 100,000 y US $ 500,000.

Las instituciones grandes a menudo usan cuentas segregadas, lo que significa que sus inversiones se mantienen en una cuenta en su nombre y son administradas por un administrador o equipo de cartera.

Los Hedge Funds o Fondos de Cobertura

El origen de los fondos de cobertura se remonta hasta 1949 a un fondo administrado por A.W. Jones & Co. que ofreció una estrategia de compensación no correlacionada a la posición de «solo largo» o «long only» típica de la mayoría de las carteras.

Desde este inicio surgió una nueva industria de fondos de cobertura o hedge funds. Las estrategias de los fondos de cobertura generalmente implican una cantidad significativa de riesgo, impulsada en gran medida por el uso libre del apalancamiento y la complejidad. Más recientemente, también ha implicado el uso extensivo de derivados.

Una diferencia clave entre los fondos de cobertura y los fondos mutuos es que la gran mayoría de los fondos de cobertura están exentos de muchos de los requisitos de presentación de informes de la compañía de inversión pública típica.

En los Estados Unidos, las compañías de inversión no tienen que registrarse en la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. (SEC) si tienen 100 inversionistas o menos o si la base de inversionistas es más de 100 pero menos de 500 «compradores calificados».

Para calificar para la exención, los fondos de cobertura o hedge funds no se pueden ofrecer a la venta al público en general, sólo se pueden vender a través de colocación privada.

Además, la Regulación D de la Ley de Valores de 1933 requiere que los fondos de cobertura se ofrezcan únicamente a los «inversionistas acreditados». El efecto neto de estas regulaciones es que la base de inversionistas de los fondos de cobertura es generalmente muy diferente de la del fondo mutuo típico.

Algunas de las estrategias utilizadas por los fondos de cobertura son las siguientes:

  • Arbitraje convertible: compra de valores como bonos convertibles que pueden convertirse en acciones a un precio fijo y, al mismo tiempo, vende las acciones a corto o short.
  • Sesgo corto dedicado: tomar más posiciones cortas que posiciones largas.
  • Mercados emergentes: invertir en empresas en mercados emergentes mediante la compra de valores corporativos o soberanos.
  • Valores neutrales del mercado de valores: intentar eliminar el movimiento general del mercado reduciendo los valores sobrevaluados y prolongando un valor casi igual al de los valores infravalorados.
  • Impulsado por eventos: intento de aprovechar eventos específicos de la compañía. Las estrategias dirigidas por eventos aprovechan los anuncios de transacciones y otros eventos únicos.
  • Arbitraje de renta fija: intento de beneficiarse de las oportunidades de arbitraje en activos con tasa de interés. Cuando utiliza una estrategia de arbitraje de ingresos fijos, el inversor asume posiciones opuestas en el mercado para aprovechar las pequeñas discrepancias de precios al tiempo que limita el riesgo de tasa de interés.
  • Macro global: tratando de captar los cambios entre las economías globales, generalmente utilizando derivados en monedas o tasas de interés.
  • Largo / corto: compran acciones largas que se espera que aumenten de valor y vendiendo acciones cortas que se espera que disminuyan de valor. A diferencia de la estrategia neutral del mercado de acciones, esta estrategia intenta obtener ganancias de los movimientos del mercado, no solo de identificar acciones sobrevaluadas y subvaluadas.

La lista anterior no es exhaustiva; hay muchas otras estrategias. Los fondos de cobertura no están disponibles para todos los inversores. Requieren una inversión mínima que suele ser de US $ 250,000 para fondos nuevos y de US $ 1 millón o más para fondos bien establecidos. Además, generalmente tienen una liquidez restringida que podría consistir en permitir solo retiros trimestrales o tener un compromiso a plazo fijo de hasta cinco años.

Los honorarios de administración no son solo un porcentaje fijo de los fondos bajo administración;lLos gerentes también cobran tarifas basadas en el desempeño. Un acuerdo típico incluiría una tarifa de 1 a 2 por ciento sobre los activos bajo administración y 20 por ciento de las ganancias generadas por el fondo.

Fondos de Buyout y Venture Capital

Dos áreas que han crecido considerablemente en los últimos 15 años han sido los fondos de buyout y venture capital.

Ambos toman posiciones de capital pero en diferentes tipos de empresas. Una característica esencial de ambos es que NO son inversores pasivos y, como tales, desempeñan un papel muy activo en la gestión de la empresa.

Además, el patrimonio que poseen es privado en lugar de comerciar en mercados públicos. Ninguno tiene la intención de mantener la participación en estas empresas a largo plazo.

Desde el principio, ambos planean una estrategia de salida que les permita liquidar sus posiciones. Tanto los fondos de venture capita como los buyouts funds operan de manera similar a los fondos de cobertura. Se requiere una inversión mínima, la liquidez es limitada durante un período de tiempo fijo y las comisiones de administración se basan no solo en los fondos bajo administración, sino también en el rendimiento o en las ganancias generadas por el fondo.

Fondos de buyout. La esencia de un fondo de buyout es que compra todas las acciones de una compañía pública y, al tener todas las acciones, la compañía se vuelve privada. Las compras apalancadas o leveraged buyouts (LBO) de mediados de la década de 1960 hasta principios de la década de 1990 crearon la firma moderna de private equity.

Estas en general fueron transacciones altamente apalancadas que utilizaron el flujo de efectivo de la compañía para pagar la deuda y construir la posición de capital.

En su forma actual, las empresas de private equity recaudan dinero específicamente con el fin de comprar empresas públicas, convertirlas en empresas privadas y, al mismo tiempo, reestructurar la empresa.

La compra generalmente se financia a través de un aumento significativo en el monto de la deuda emitida por la compañía. Un financiamiento típico incluiría 25 por ciento de capital y 75 por ciento de deuda en una forma u otra.

El alto nivel de deuda también está acompañado por una reestructuración de las operaciones de la compañía. La clave es aumentar el flujo de caja. La mayoría de los fondos de capital privado no tienen la intención de mantener a la compañía a largo plazo porque su objetivo es salir de la inversión en tres a cinco años, ya sea a través de una oferta pública inicial (OPI) o una venta a otra compañía.

Fondos de venture capital o capital de riesgo. El capital de riesgo se diferencia de un fondo de buyout en que una empresa de capital de riesgo no compra empresas establecidas, sino que proporciona financiamiento a las empresas en su fase inicial.

Los fondos de capital de riesgo desempeñan un papel muy activo en la gestión de las empresas en las que invierten; además de proporcionar dinero, brindan una estrecha supervisión y asesoramiento. Al igual que los fondos de LBOs, los fondos de capital de riesgo suelen tener un horizonte de inversión finito y, según el tipo de negocio, realizar la inversión con la intención de salir en un plazo de tres a cinco años.

Estos fondos hacen una gran cantidad de pequeñas inversiones con la expectativa de que solo una pequeña cantidad dará sus frutos. El supuesto es que el que da sus frutos tiene una paga lo suficientemente grande como para compensar a los que no pagan.

invertir en fondos de inversión
Invirtiendo en fondos de inversión.

Sigue aprendiendo sobre administración de portafolios.

Harry Markowitz

Teoría moderna del portafolio