Saltar al contenido
HoyFinanzas.com

Administración de Riesgo Financiero

¿Qué es el riesgo y por qué se debe tener en cuenta?

El riesgo surge de la incertidumbre con respecto a las pérdidas futuras de una entidad, así como las ganancias futuras.

Por lo tanto, en términos simplificados, existe un equilibrio natural entre riesgo y rendimiento. El riesgo no está necesariamente relacionado con el tamaño de la pérdida potencial. Por ejemplo, muchas pérdidas potenciales son grandes pero son bastante predecibles posibilitando la utilización de técnicas de gestión de riesgos.

La preocupación más importante es la variabilidad de la pérdida, especialmente una pérdida que podría elevarse a niveles inesperadamente altos o una pérdida que repentinamente ocurre y que no se anticipó.

Como punto de partida, la gestión de riesgos incluye el conjunto de actividades destinadas a reducir o eliminar el potencial de una entidad para incurrir en pérdidas esperadas. Además de eso, existe la necesidad de gestionar la variabilidad inesperada de algunos costos.

Al gestionar tanto las pérdidas esperadas como las inesperadas, la gestión del riesgo puede considerarse como una técnica defensiva. Sin embargo, la gestión del riesgo es en realidad más amplia en el sentido de que considera cómo una entidad puede determinar conscientemente cuánto riesgo está dispuesto a tomar para obtener rendimientos inciertos futuros, lo que implica tomar riesgos.

El proceso de gestión de riesgos implica los siguientes cinco pasos:

  1. Identificar los riesgos.
  2. Cuantificar y evaluar las exposiciones a los riesgos y determinar los métodos apropiados para transferir los riesgos.
  3. Determinar los efectos colectivos de las exposiciones de riesgo o realizar un análisis de costo-beneficio sobre los métodos de transferencia de riesgo.
  4. Desarrollar una estrategia de mitigación de riesgos (es decir, evitar, transferir, mitigar o asumir riesgos).
  5. Evaluar el desempeño y modificar la estrategia de mitigación de riesgo según sea necesario.

En la práctica, es probable que este proceso no funcione perfectamente en la secuencia anterior. Dos problemas clave con el proceso incluyen identificar el (los) riesgo (s) correcto (s) y encontrar un método eficiente para transferir el riesgo.

Uno de los desafíos para garantizar que la gestión del riesgo sea beneficiosa para la economía es que el riesgo debe estar suficientemente disperso entre los participantes dispuestos y capaces en la economía. Desafortunadamente, se produjo un notable fracaso en la gestión de riesgos durante la crisis financiera entre 2007 y 2009, cuando posteriormente se descubrió que el riesgo estaba demasiado concentrado entre los pocos participantes.

Otro desafío del proceso de administración de riesgos es que no ha ayudado de manera constante a prevenir las interrupciones del mercado ni a prevenir el fraude contable financiero (debido a fallas en el gobierno corporativo).

Por ejemplo, la existencia de instrumentos financieros derivados facilita enormemente la capacidad de asumir altos niveles de riesgo y la tendencia de los administradores de riesgos a seguir las acciones de los demás (por ejemplo, vender activos de riesgo durante una crisis del mercado, lo que altera el mercado al aumentar su volatilidad).

Además, el uso de derivados como estrategias de negociación complejas ayudó a exagerar la posición financiera (es decir, los activos netos en el balance general) de muchas entidades y subestima el nivel de riesgo asumido por muchas entidades. Incluso con las mejores políticas de administración de riesgos implementadas, el uso de información tan inexacta no permitiría que las políticas sean efectivas.

Finalmente, la gestión del riesgo puede no ser efectiva sobre una base económica general porque solo implica la transferencia del riesgo por una parte y el riesgo asumido por la otra parte. No resulta en la eliminación del riesgo general.

En otras palabras, la gestión del riesgo se puede considerar como un juego de suma cero en el que algunas partes «ganadoras» ganarán a costa de algunas partes «perdedoras». Sin embargo, si un número suficiente de partes sufre pérdidas devastadoras debido a un supuesto de riesgo excesivo, podría llevar a una crisis económica generalizada.

Medidas cuantitativas de riesgo

El valor en riesgo (VaR o value at risk en inglés) indica una cierta cantidad de pérdida y su probabilidad de ocurrir.

Por ejemplo, una institución financiera puede tener un VaR de un día de $ 2.5 millones con un nivel de confianza del 95%. Eso se interpretaría como una posibilidad del 5% de que habrá una pérdida superior a $ 2.5 millones en un día determinado.

El VaR es una medida útil para las posiciones líquidas que operan en circunstancias normales del mercado durante un corto período de tiempo.

Es menos útil y potencialmente peligroso cuando se intenta medir el riesgo en circunstancias no normales, en posiciones no líquidas y durante un largo período de tiempo.

Para ilustrar más a fondo el concepto de VaR, suponga que han reunido 1,000 retornos mensuales para un activo y se ha producido el histograma que se muestra a continuación.

histograma de retornos mensualesImaginemos que se quiere calcular el VaR mensual de esta seguridad a un nivel de confianza del 95%. Con un nivel de confianza del 95%, la cola inferior muestra el 5% más bajo de los rendimientos de la distribución subyacente. Para esta distribución, el valor asociado con un nivel de confianza del 95% es un retorno de —15.5%. Si tiene $ 1,000,000 invertidos en esta garantía, el VaR de un mes es de $ 155,000 (-15.5% x $ 1,000,000).

El capital económico se refiere a mantener suficientes reservas líquidas para cubrir una pérdida potencial. Por ejemplo, si el VaR de un día es de $ 2.5 millones y la entidad tiene $ 2.5 millones en reservas líquidas, es poco probable que se declare en quiebra ese día.

Evaluación cualitativa

El análisis de escenarios toma en cuenta los factores de riesgo potenciales con incertidumbres que a menudo no son cuantificables.

Una opción es considerar el análisis de un escenario adverso o el peor de los casos para tener una idea de la magnitud total de las pérdidas potenciales, incluso si tienen una probabilidad muy pequeña de ocurrir. El análisis del peor escenario implica examinar los efectos de posibles escenarios macroeconómicos en la entidad y dentro de sus diversas divisiones, a menudo teniendo en cuenta varias categorías de riesgo.

La prueba de estrés es una forma de análisis de escenarios que examina un resultado financiero basado en un «estrés» dado en la entidad. Por ejemplo, es plausible que las tasas de interés o las tasas de desempleo aumenten severamente en una crisis económica y las pruebas de estrés intentan examinar dichas situaciones de crisis para determinar el resultado de la entidad.

Enterprise Risk Management (ERM) o administración de riesgo de compañía

ERM adopta un enfoque integrador de la gestión de riesgos dentro de una entidad completa, dispensando el enfoque tradicional de gestión independiente de riesgos dentro de cada departamento o división de una entidad.

ERM considera los riesgos de toda la entidad e intenta integrar las consideraciones de riesgo en las decisiones comerciales clave. De manera similar a los enfoques tradicionales, ERM utiliza medidas como el capital económico y las pruebas de estrés.

riesgo financiero
Entendiendo el riesgo financiero.
riesgo y recompensa

Riesgo y Recompensa

pérdidas esperadas e inesperadas

Pérdidas Esperadas y No Esperadas