Formación de Hábitos para Inversores Particulares

Los 7 Hábitos de Charlie Munger para ser Mejor Inversor 

El estadounidense promedio gasta alrededor de $1,000 USD al año en cenar en restaurantes. Sin embargo, a los inversores Guy Spier y Mohnish Pabrai, esa cifra les queda chica. 

En 2007, ambos ganaron la subasta por un almuerzo con Warren Buffett por «solo» $650,100 dólares. Poco sabía Pabrai que ese almuerzo cambiaría su vida y lo llevaría a conocer a Charlie Munger, uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos.

En este video, Mohnish repasa cuáles son los 7 hábitos o lecciones que aprendió de Charlie y que más lo ayudaron a tener éxito a la hora de invertir.

En este artículo no solo te voy a contar cuáles son esos hábitos, sino que también vamos a ver cuáles son las mejores técnicas para construir hábitos de forma exitosa para acelerar tu crecimiento como inversor particular..


Las 7 lecciones de Charlie Munger

A partir de la entrevista a Mohnish salen estas 7 lecciones o hábitos.

Leer todo el tiempo

Esto de leer todo el tiempo es un tema recurrente en varios inversores famosos, están todo el tiempo absorbiendo conocimientos. Mohnish cree que Charlie Munger lee más de 500 libros por año. Es básicamente una «línea de montaje» donde va leyendo un libro tras otro.

Si bien hace mucho «skimming», la capacidad para procesar materiales escritos no tiene comparación.

No es solo tener esta capacidad de procesar información sino también la disciplina de sentarse todos los días a leer. Buffett lee 12 horas por día, y si bien habla abiertamente sobre sus hábitos de lectura, muy pocas personas son las que realmente terminan imitando este comportamiento.

Tener a alguien con quien discutir ideas

Ser una caja de resonancia vacía puede hacer que las decisiones de inversión no sean las mejores; es por ello que siempre está bueno tener a alguien idóneo con quien discutir ideas. No debería ser un empleado, sino más bien un socio o alguien que esté a tu mismo nivel.

Generar una red de confianza

La mayoría de las cosas en la vida funcionan basadas en confianza, no en base a contratos. Es por eso que la confianza es clave. Berkshire Hathaway se ha beneficiado por años de ser una institución confiable. Si te convertís en alguien en quien se puede confiar, se transforma en una ventaja competitiva fenomenal a largo plazo.

Ser una máquina de aprendizaje continuo

Relacionado con leer todo el tiempo, pero también con aprender no solo de lo que leemos, sino también de lo que nos pasa en la vida, de las decisiones de inversión que tomamos, etc.

Menos es más en cuanto a relaciones

Prestar mucha atención a las relaciones que mantenemos. No se necesita una gran red de amigos íntimos. Hay que cultivar las relaciones ya que, al final del día, somos el promedio de las 5 personas con las que más interactuamos.

Asimetría y aleatoriedad

Si el costo de tomar una acción aleatoria es mínimo pero la ganancia puede ser desproporcionada, tomar esa acción. Siempre que haya una situación de asimetría, tomar la decisión e ir hacia adelante. Introducir aleatoriedad de forma consciente en la vida diaria para tener la oportunidad de lograr retornos extraordinarios.

Diversificación

Mohnish tiene un portafolio de 10 posiciones. Una excesiva diversificación puede garantizar resultados mediocres. Si el trabajo está bien hecho, vas a terminar con un portafolio muy concentrado. No hay que cortar las flores y regar las malas hierbas. Para lograr resultados extraordinarios, hay que concentrar y dejar «correr» a los ganadores.

Cómo implantar un nuevo hábito en tu rutina diaria como inversor

Vimos entonces las 7 lecciones que Mohnish Pabrai comparte, aprendidas de Charlie Munger. Ahora, ¿cómo podemos entonces destilar estas lecciones en hábitos e incorporarlos a nuestra rutina diaria como inversores? Veamos.

En abril de 2005, Steve Pavlina publicó una entrada en su blog que sería leída por cientos de miles de visitantes. La formación de hábitos no era tan conocida como lo es hoy.

Pero con una simple observación, Pavlina creó una muy buena estrategia para formar hábitos.

Utilizando esta técnica, se convirtió en vegetariano, luego en vegano y finalmente adoptó una dieta de alimentos crudos. Todo ello, lo logró con una técnica fácil y sencilla.

El sistema de Pavlina promovía la idea de períodos de prueba de 30 días para cimentar un nuevo hábito. Elegís la conducta que querés adquirir y la repetís durante 30 días. Eso es todo. Así de simple.

Una vez que completes el período de prueba de 30 días:

  • Vas a tener confianza en que podés lograrlo.
  • Vas a tener 30 días de experiencia, lo cual te va a permitir saber si querés cambiar algo en el hábito.
  • Vas a haber generado una nueva inercia en la creación del hábito o en la sustitución de uno antiguo.

Pero el proceso no termina allí. La belleza del sistema es que si te saltas un día, tenés que empezar de nuevo desde cero. Ese pequeño incentivo creo que es suficiente para motivarte a continuar con el hábito.

Al alcanzar los 30 días, vas a estar en una posición mucho más fuerte para decidir si querés mantener el hábito o si preferís dejarlo.

Al final del día, creo que no importa si decidís no continuar con el hábito. Lo importante es persistir durante los 30 días para descubrir si realmente deseás el nuevo comportamiento.

Usando la técnica de hábitos atómicos

Probablemente ya hayas leído el libro Hábitos Atómicos de James Clear o Hábitos Diminutos de B.J. Fogg. Básicamente la idea central de ambos es cimentar hábitos comenzando con cambios de comportamiento muy pequeños.

Si realmente querés consolidar la formación de tu hábito, tenés que hacer el nuevo comportamiento tan insignificante que la resistencia a continuar día tras día sea mínima.

¿Qué te recomiendo entonces? Combinar la técnica de los 30 días con la estrategia de hábitos diminutos para generar cambios significativos.

Una vez que completes el período de prueba de 30 días, podés optar por incrementar la dificultad y ser un poco más ambicioso.

Por ejemplo, si ir al gimnasio todos los días durante una hora te parece demasiado, empezá yendo solo 15 minutos.

Después de esos 30 días, cuando el hábito de ir al gimnasio se haya establecido, te será más sencillo incrementar la duración de tus entrenamientos.

Gamificando el sistema

Me gustan las ideas de Daniel Gross sobre gamificar todo. Si tomas la formación de hábitos y los períodos de prueba de 30 días como un juego, lograrás:

  • reducir la carga emocional de crear un nuevo hábito,
  • enfocarte en el proceso con una mente de principiante,
  • tener más energía y,
  • aumentar tus probabilidades de éxito.

Si enfocás todas tus fuerzas, toda tu energía en un mes, creo que realmente vas a poder lograr transformaciones profundas.

Solo comprometiéndote a ser inquebrantable durante 30 días tendrás la oportunidad de hacerlo. Así es como se generan cambios duraderos.

¿Qué hacer con este nuevo super poder?

Ahora que tenés esta herramienta para poder instaurar hábitos en tu vida diaria, ¿qué harías con este nuevo super poder?

Algunos ejemplos típicos de cosas que se pueden lograr son:

  • Empezar a ir al gimnasio.
  • Dejar de ver televisión.
  • Dejar Instagram.
  • Dejar las redes sociales.
  • Dejar de usar el móvil constantemente.
  • Conocer a alguien nuevo cada día o iniciar una conversación con un desconocido.
  • Escribir una nueva entrada en el blog cada día.

Ahora bien, en cuanto a las lecciones que mencionaba Mohnish, veamos qué hábitos podrías establecer utilizando este sistema para que dichas enseñanzas se integren plenamente en tu rutina diaria:

  • Leer todo el tiempo: Elegí libros de calidad y proponete leer una cantidad determinada de páginas cada día por 30 días, sin excusas, 30 días.
  • Tener a alguien con quien discutir ideas: Encontrá un socio o alguien con quien puedas discutir ideas de inversión y organizá llamadas regulares para obtener distintos puntos de vista.
  • Generar una red de confianza: Esto implica un cambio consciente en el comportamiento para ser percibido como una persona confiable. Un hábito podría ser registrar en un diario, al final de cada día, una acción que hayas realizado que te haga merecedor de confianza.
  • Ser una máquina de aprendizaje continuo: Con la idea del diario en mente, adoptá el hábito de anotar al final de cada día dos o tres cosas nuevas que hayas aprendido.
  • Menos es más en cuanto a relaciones: Tratá de contactar a un menor potencial cada día; no todos los que contactes te van a responder, pero con una sola persona que lo haga, estarás expandiendo tu red de manera significativa y deliberada.
  • Asimetría y aleatoriedad: Inspirado en el ejemplo de Mohnish, podrías intentar desayunar con una persona nueva cada día.
  • Diversificación: Acostumbrate a cuestionarte periódicamente si tu portafolio está diversificado adecuadamente o si has caído en una sobrediversificación. El hábito podría ser revisar las ponderaciones de las posiciones en tu cartera con cierta regularidad.

«No romper la cadena»: la clave de todo

Si buscás en Internet «cuánto tiempo se necesita para formar un hábito» te vas a encontrar con el artículo de James Clear “¿Cuánto tiempo se necesita realmente para formar un nuevo hábito? (Respaldado por la ciencia)”. Una gran lectura.

En su artículo, Clear desmiente el mito de que se necesitan 21 días o 30 días o cualquier número fijo para formar un nuevo hábito y la verdad es que estoy de acuerdo. El número de días para formar un hábito varía de persona a persona y de acuerdo también a la dificultad del hábito.

Si realmente querés saber la cifra exacta de cuánto tiempo se tarda en crear un nuevo hábito, puedes consultar el estudio de Phillippa Lally. El promedio es un poco más de dos meses, pero de nuevo, varía considerablemente.

A ver, yo creo que 30 días es una buena regla rápida que te permite una primera aproximación a la formación del hábito y sin dudas puede ser que al final de esos 30 días el hábito ya está cimentado. Con lo cual no descarto para nada usar 30 días como regla rápida.

Creo que la clave de todo es «No romper la cadena». Tener esto en mente puede ser una fuerza poderosa para motivarte en el camino de formar las conexiones neuronales necesarias para crear un nuevo hábito.

Pensamientos Finales

Si llegaste hasta acá ¡felicitaciones! Creo que la combinación de las ideas de formación de hábitos de Pavlina, Clear, Fogg y Gross se pueden terminar convirtiendo en una herramienta poderosísima para ayudarte a ser un mejor inversor.

Nadie nace sabiendo cómo invertir y la curva de aprendizaje requiere una gran cantidad de trabajo, muchas veces sin ver resultados a corto plazo.

Es por eso que creo que la formación de los hábitos correctos de lectura, adquisición de conocimientos, discusión de ideas con otros inversores, etc. juegan un rol fundamental tener una experiencia satisfactoria en bolsa.

Recordemos la frase de Warren Buffett y usemos esta enseñanza a nuestro favor:

«Las cadenas de hábito son demasiado ligeras para sentirse hasta que son demasiado pesadas para ser rotas.» -Warren Buffett

Un saludo,

Mauricio Heck

mauricio@hoyfinanzas.com

Aviso Importante

No interprete nada de lo anterior como asesoramiento financiero. Este artículo ha sido preparado por el autor solo para fines informativos y educativos. La escritura contiene ciertas declaraciones y opiniones prospectivas basadas en el análisis del autor de información públicamente disponible que se cree precisa y confiable. Si bien el autor cree que dichas declaraciones y opiniones prospectivas son razonables, están sujetas a riesgos desconocidos, incertidumbres y otros factores que podrían causar que los resultados reales difieran materialmente de lo proyectado. A la fecha de publicación del informe, el autor puede o no tener una posición en el valor mencionado. Nada en este informe constituye asesoramiento de inversión. Los lectores deben llevar a cabo su debida diligencia e investigación y tomar sus propias decisiones de inversión. ESTO NO ES UNA recomendación de compra o v

3 comentarios en «Formación de Hábitos para Inversores Particulares»

  1. Esto me ha venido genial para la etapa que estoy pasando. Espero que un día saques algún curso para inversores particulares creo que sería una buena idea. Mil gracias por este post!

    Responder

Deja un comentario