Saltar al contenido
HoyFinanzas.com
blog sobre inversiones

¿Los mercados tienen memoria de las anteriores epidemias?

por Javier Frachi

El Covid-19 y los mercados. ¿Cómo los afectará?

Dicen que a la hora de invertir no se necesita mucha capacidad de cálculo, sino una gran capacidad para manejar las emociones. Al menos, se busca mantenerse con los pies en la tierra y de unir las piezas del rompecabezas con el fin de dilucidar si el pánico es extremo o equilibrado.

Desde el mes de diciembre la mayoría de los ciudadanos de este mundo nos enteramos de la propagación, como la actualización de una aplicación del ordenador, de un nuevo virus.

Más allá del presente debate sobre si la tasa de fatalidad es mayor o menor que otras enfermedades, vale preguntarse qué ocurrió en la historia reciente entre la aparición de un virus y los subsiguientes retornos a los inversores pacientes.

Epidemias Vs retorno del S&P 500 por Javier Frachi

El primer dato es que cada pocos años hay un nuevo virus o una nueva cepa, varía su velocidad de propagación y fatalidad. Vale aclarar que la mayoría de los casos presentados en la tabla precedente, son virus que un conviven con nosotros y que no todos tienen un antiviral o vacuna disponible.

Casi con seguridad a futuro tendremos nuevos virus y amenazas que pondrán en riesgo la vida y la sustentabilidad del andamiaje institucional y forma de vida.

El segundo dato relevante es que los “mercados” no tienen memoria, aproximadamente seis meses después de la aparición de un virus las rentabilidades comienzan a ser positivas, inclusive en años donde convivieron más de dos epidemias como lo fue el 2014 o el 2009, la cual tuvo el agregado extra de una crisis financiera global como el actual COVID 19.

Ahora bien, que los mercados no tengan memoria y que los retornos tiendan a ser positivos, ¿implica que los inversores siempre ganen? No. Cada inversor entró en diferentes momentos en el tiempo en cada uno de los bonos o negocios que es dueño, por tanto, cada inversor tiene un número (break-even) que es necesario conseguir cuando hay perdidas significativas.  Inclusive inversores de la talla de Warren Buffet hoy tienen que conseguir retornos extraordinarios para recuperar su poder de compra.

A modo de ejemplo quien en 2019 por todas sus inversiones obtuvo una pérdida negativa de -10% (los inversores en activos argentinos tuvieron rentabilidades negativas cercanas al -40%) y ahora debe sumar otro -20%, tendrá que esperar que el mediano o largo plazo le “regale” un retorno positivo de 45% para no haber perdido poder de compra.

Otra línea de pensamiento habitual en los inversores profesionales y aficionados es suponer que siempre que hay “caídas importantes” es momento de invertir. El principal error que uno ve a lo largo de los años y que año tras año estudios de campo confirman es que invertir en lo que uno no conoce y aún más siguiendo al “clamor popular” termina mal. Si bien es cierto que muchas empresas han bajado de precio, como un sweater en temporada de liquidación por exceso de stock, no todas tienen el mismo valor ni calidad ni capacidad de supervivencia.

En momentos de liquidación es común tropezarse con lo que se denomina “trampas de valor”, negocios que lucen muy baratos pero que sin un buen análisis detrás hay muchas chances de perder el dinero en su totalidad. A modo ilustrativo, en 2008 casi todos los bancos estadounidenses tenían la etiqueta roja de descuento ahora bien solo unos pocos años después mostraron un fortalecimiento en sus fundamentos (ventas, retorno por activo, etc.). En 2014 y 2015, la mesa de liquidación estuvo en el sector petrolero a nivel mundial pero una buena parte de ellas han pasado a la quiebra. No es simple encontrar buenos negocios.

Hoy en día, la liquidación está en las tiendas de hotelería, alojamiento, entretenimiento y aviación. La historia se repetirá una y otra vez: empresas que no han sabido administrar bien su dinero, han tomado deuda a un costo mayor al que ellos generan por sus propias ventas o han hecho adquisiciones de otros negocios solo para mostrarse activos tendrán un presente similar a las financieras y petroleras.

El mundo vivirá muchos shocks en el futuro, si uno se queda un tiempo suficiente en los mercados financieros verá todo tipo de excusas y miedos. Solo el inversor inteligente y con sentido común logrará sobrevivir en periodos largos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *