Saltar al contenido
HoyFinanzas.com
blog sobre inversiones

Principios de Inversión: ¡Invierte Inteligentemente!

Los principios de inversión del libro «El Inversor Inteligente» de Benjamin Graham han soportado la prueba del tiempo. Siguen tan vigentes hoy como en 1949 cuando se editó por primera vez este libro.
principios de inversión
Los principios de inversión de Benjamin Graham

 

Introducción

Benjamin Graham es uno de los padres de la disciplina de inversión de valor moderna y uno de los grandes mentores de Warren Buffet. De hecho este último siempre recomienda su libro como punto de partida para todos aquellos interesados en comenzar a invertir seriamente.

Según Buffet, Graham tenía prácticamente una memoria fotográfica, una constante fascinación por el nuevo conocimiento, y una habilidad para aplicarlo a problemas aparentemente no relacionados que hacían que estar expuestos a su pensamiento sea un deleite.

Antes de Graham, los administradores de capital se basaban prácticamente en un trabajo con suposiciones infundadas, supersticiones y rituales arcanos. A partir de la obra de Graham se comenzó a sistematizar el cuerpo de conocimiento de esta disciplina.

Una de las certezas que siempre proclamaba Graham era que tarde o temprano todos los mercados alcistas van a terminar de mala forma.

Benjamin Graham se graduó en Columbia en 1914, segundo en su clase y de ahí se fue a trabajar a Wall Street cuando ya tenía 20 años de edad.

Tuvo una carrera meteórica y rápidamente ya estaba administrando su propia firma de inversión. No se tiene un registro preciso de cual fue su track records pero se cree que desde 1936 hasta 1956, cuando se retiró, tuvo un promedio de retorno anual de 14.7% versus un 12.2% del mercado de aciones en su totalidad.

Principios de inversión para ser un Inversor Inteligente

 

Veamos ahora sí cuáles eran los principios de inversión de este inversor tan destacado:

1) Una acción no es simplemente un ticker electrónico, sino que es una parte o un interés en un negocio real que no depende del precio de la acción.

Este principio es una de las frases más repetidas por Buffet, no tratar de especular con que el precio de la acción pueda subir o bajar sino entender que al comprar una acción se está comprando parte de un negocio que genera un determinado flujo de fondos a futuro y que por lo tanto debe analizarse como tal.

2) El mercado es un péndulo que fluctúa eternamente entre el optimismo insostenible (que hace que las acciones sean demasiado caras) y el pesimismo injustificado.

Básicamente resumen la filosofía de inversión de Graham, siempre hay una disociación entre el valor intrínseco de una acción y su precio en el mercado. Debemos entonces comprar cuando consideramos que el valor es mayor al precio y vender cuando consideramos que el precio es mayor al valor.

El inversor inteligente es un realista que le compra a los pesimistas y les vende a los optimistas.

3) El valor futuro de una inversión es una función de su valor presente. Cuanto mayor precio paguemos, menor va a ser nuestro retorno.

En relación al principio anterior, si compramos a precios muy altos es probable que no tengamos el margen de seguridad suficiente como para obtener una ganancia significativa.

4) No importa cuán cuidadoso seas, el único riesgo que el inversor nunca puede eliminar es el riesgo de estar errado. Solo insistiendo en lo que Graham llama «el margen de seguridad» podemos minimizar las chances de error.

Siempre tener en cuenta que pueden surgir imprevistos y que por lo tanto tenemos que tener un colchón en nuestro punto de entrada que nos “salve” de esos imprevistos.

5) El secreto para el éxito financiero está dentro nuestro. Al final cómo se comportan las inversiones es mucho menos importante que cómo se comporta uno mismo.

Graham aboga por las cualidades personales de sobriedad y siempre pensar por uno mismo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *