Saltar al contenido
HoyFinanzas.com
blog sobre inversiones

Acciones: ¿qué son y qué clases existen?

En la gran mayoría de las compañías  el capital se divide en acciones, las cuales pueden ser:  ordinarias o preferidas.

Las primeras dan derecho a voto o participación en las decisiones fundamentales de la empresa además de recibir la correspondiente compensación o dividendos.

En cambio,  las acciones preferidas en Argentina por ejemplo son consideradas parte del capital pero no tienen voto. Sin embargo, como la palabra lo indica tienen cierta preferencia y en general, está dada para asegurar un dividendo fijo (mientras la empresa genere utilidades) y adquieren el derecho de votar cuando no cobran dividendo.

En otros países, las acciones preferidas tienen derecho a cobrar dividendos aún en los casos en que no haya beneficios, de ahí que se las consideren más una deuda que una parte del capital.

Es importante distinguir en una empresa qué porcentaje de las mismas se encuentra distribuido en el mercado ya que las que retiene el accionista o socio controlante no son accesibles de ser adquiridas por el posible inversor directamente en el mercado de capitales.

Por otra parte, el valor de las acciones que se encuentran en circulación es totalmente diferente a los de las acciones que posee el accionista controlante.

Algunos estatutos y legislaciones en algunos países prevén que, si un accionista de control vende sus acciones, quien compre estas acciones debe hacer una oferta al resto de los accionistas al mismo precio de la oferta al accionista de control, este último derecho es conocido por el nombre de “tag along”, en otras palabras implica el derecho de los accionistas minoritarios a recibir la misma compensación que el accionista mayoritario.


Este derecho para el accionista minoritario fue introducido en Argentina a través del decreto 677/01 pero solo es aplicable para aquellas compañías que no han manifestado la “no” aplicación de este derecho para los minoritarios en sus estatutos, en otras palabras, los accionistas controlantes de las empresas que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires podían optar en darle o no este derecho a los accionistas minoritarios, si no objetaban, a través de las respectivas asambleas de accionistas, les otorgaban el derecho al “tag along” a los minoritarios.

Este derecho también regirá para las nuevas sociedades cotizantes. Chile, Brasil y la Unión Europea otros países latinoamericanos han establecido el “tag along right” para ciertas compañías que cotizan en bolsa.


Una acción extranjera que cotiza en los mercados internacionales de capital, habitualmente lo hace a través de lo que se denomina ADR (American Depositary Receipt) o “certificado negociable extendido” por un banco estadounidense de una o varias acciones que se cotizan representando la porción de las acciones argentinas o de otros países que circulan o se comercializan en dichos mercados y son custodiadas por un banco custodio norteamericano que actúa como su representante legal en las asambleas de dicha compañía en el país del exterior.